Geometría para catar vino

La degustación de alimentos es fundamental para que las empresas adapten sus productos al gusto del consumidor. El principal instrumento de medición para este análisis sensorial no es una máquina, sino un grupo de personas capacitadas durante años. Esto, combinado con la necesidad de adquirir equipos adecuados y contratar personal especializado, hace que pocas empresas alimentarias puedan costear el proceso. Para paliar esta situación, en los últimos años han surgido nuevos métodos de cata basados ​​en la geometría, que sacrifican la precisión a cambio de ahorrar tiempo y dinero.

Uno es el método SensoGraph, que utiliza la geometría para evaluar rápida y fácilmente diferentes alimentos con la ayuda de consumidores inexpertos en lugar de expertos, decidiendo qué muestras se parecen y cuáles no. Por ejemplo, supongamos que una bodega quiere lanzar un nuevo vino y quiere saber cómo lo posicionarán los consumidores en relación con otros vinos que ya están en el mercado.

Aunque haya dicho “no entiendo el vino, solo sé si me gusta o no”, puede participar en esta cata; Solo tiene que colocar cerca de ella los vinos que le son similares y los que encuentra lejanos en la distancia. Luego, SensoGraph promedia las opiniones de todos los participantes para ver qué vinos en el mercado luce la nueva propuesta de la bodega. Si, por ejemplo, tenemos los grupos 1-2-3-4 y 5-6-7 y el vino nuevo es 7, sabemos que para los consumidores este vino nuevo es similar a los vinos 5 y 6. Si se están vendien

do bien, Se espera que el nuevo también sea bien recibido en el mercado.
Si bien promediar algunas posiciones en el avión no parece tan fácil como promediar números, con el método SensoGraph lo es. Imaginemos que cuatro catadores nos dieron sus respuestas. Lo primero que hace SensoGraph es detectar patrones en cada respuesta, conectando puntos de manera similar a como los antiguos astrónomos unían estrellas para formar constelaciones; dos puntos se unen cuando forman el diámetro de un círculo que no contiene ningún otro punto.

Por tanto, para saber qué tan similares son los vinos 1 y 2, basta con contar cuántas respuestas contiene la constelación obtenida el segmento que conecta 1 y 2. Las uniones que aparezcan en más respuestas tendrán más peso en la opinión global y contarán Nosotras que estos vinos son más parecidos entre sí y por tanto deben estar más cerca del resultado final.

Para obtener el gráfico final, se utiliza un método de dibujo gráfico basado en estos pesos. Imaginemos que ponemos unos discos en una mesa de air hockey como los de las salas de juego o las ferias. Si unimos los pares de discos con resortes de diferentes fuerzas y los dejamos deslizar hasta que alcancen una posición de equilibrio, al final los resortes más fuertes acercarán sus discos que los que estaban unidos por resortes más débiles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *