Naciones Unidas condena la represión policial y militar en Myanmar

Myanmar está bajo el control de una junta militar que decidió dar un golpe de estado el 1 de febrero, con el gobierno legítimo elegido en 2020. La represión policial y militar en Myanmar comenzó cuando miles de personas decidieron salir a las calles para mostrar su rechazo a el golpe.

Un golpe que se originó en el rechazo de los miembros elegidos por el partido que ganó las elecciones. Algunos acusados ​​de corrupción, como el exlíder Suu Kyi, que pudo haber aceptado $ 600.000 y oro como soborno.

ONU pide sanciones por golpe militar en Myanmar
Según Naciones Unidas, las fuerzas de seguridad birmanas mataron a más de 70 personas durante manifestaciones pacíficas contra el golpe militar. Un miembro del partido político LND (Liga Nacional para la Democracia) también fue asesinado después de ser arrestado y “bajo custodia policial”.

Al menos 10 personas murieron hoy debido a los disparos de munición real utilizados por las fuerzas de seguridad, se estima que más de 2.000 personas fueron detenidas. A pesar de la brutalidad del ejército y la policía, las protestas se repitieron en varias ciudades del país. Industrias y empresas fueron cerradas por la convocatoria de una huelga general que ahoga la economía y expulsa dictadores.

La situación está tan fuera de control que cientos de birmanos han decidido huir de la violencia contra la India. Muchos policías también optaron por huir, para no cumplir con la orden de disparar a sus ciudadanos con munición real.

Varios países han mostrado su rechazo al golpe militar, como Australia, que ya rompió relaciones con la administración golpista. O Estados Unidos, que ya ha aplicado sanciones y bloqueos a las cuentas de familiares militares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *